domingo, 10 de septiembre de 2017

Experiencias del camino

En “Luchan por el mismo sueño” te comentaba el documental “Camino a la escuela”, con historias reales de la odisea de niños y niñas para ir a clase. Asimismo, indirectamente por textos como ¿Informática? ¡Sí, gracias! o ¿Y si no es comercial, qué es?, sabes de mi diaria caminata al cole, acompañando al querubín. Creo que fue muy acertada la decisión que tomé hace unos años, reordenando la actividad laboral y profesional para poder pasear junto al pequeño ser querido. Es un chute emocional tremendo y también reconozco que fenomenal en lo físico porque, sin pensarlo, el hábito diario de andar unos kilómetros, entre ir y venir, el cuerpo serrano lo nota positivamente. No sé si este curso me dejará, porque últimamente parecía que teníamos los papeles cambiados (por fi, déjame que te acompañe, de verdad que me portaré bien). Fuente de la imagen: pixabay.

Es impagable la experiencia del camino escolar desarrollada en estos años pasados y se lo aconsejo a todos aquellos padres, madres y tutores que puedan hacerlo. Te comento todo lo anterior porque me ha gustado lo que escribe David en la página del Ministerio de Justicia “Camino escolar seguro”, que me tomo la libertad de transcribir: "Un proyecto de Camino Escolar exige un alto grado de compromiso, entusiasmo y complicidad. Pero no sólo del colegio o el ayuntamiento, sino sobre todo de otros agentes sociales como familias, profesorado, colectivos y asociaciones locales; y en todas las etapas, desde el diseño hasta la ejecución de las medidas de mejora. Son estos colectivos son los que han de demandar las mejoras al gobierno local acelerando el proceso de toma de decisiones y los que contribuyen a enraizar el proyecto en el colegio y en el barrio."

En cuanto a las metas, se procura crear una red de itinerarios seguros y cambiar hábitos de desplazamiento caminando, o en bicicleta o en transporte público; reducir el número de vehículos a motor que trasladan a los niños al colegio, aminorando el exceso de emisiones contaminantes y el ruido, actuando en favor de la mejora del medio ambiente, la recuperación del espacio público y la seguridad vial infantil; promover la movilidad activa, el caminar y pedalear, favoreciendo el desarrollo de una actividad física cotidiana y hábitos de vida saludable, con menos obesidad y mejor salud; y fomentar el que los niños recuperen la calle y vayan solos o en compañía de sus amigos al colegio. De este modo se favorecerá la autoestima, la socialización y el proceso de aprendizaje por medio de la interacción y la cooperación. A continuación te dejo un vídeo, alojado en Youtube cortesía de Mediombiente Ayuntamiento de Zaragoza, con una experiencia piloto realizada durante el curso 2012 - 2013 en los colegios CEIP Sainz de Varanda y CEIP La Jota, de Zaragoza (España).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel