lunes, 19 de junio de 2017

Propuestas para reducir el fraude fiscal

Escuchando el rock electrónico que te comenté en “Música para las masas”, en el fin de semana pasado he estado hojeando el texto “Reflexiones sobre el fraude fiscal y el problema de las estimaciones. 20 propuestas para reducirlo”, elaborado por el Servicio de Estudios del REAF-REGAF, Asesores Fiscales del Consejo General de Economistas español, que ya referencié en el sitio “Contable y Fiscal”, bajo el título “Reflexiones sobre el fraude fiscal en España” y que hace unos días me remitió el Presidente del Consejo General de Economistas, D. Valentín Pich (Gracias). Si quieres acceder al documento, clickea AQUÍ, cortesía del REAF-REGAF. Los redactores han partido del análisis de diferentes estudios que tratan de dimensionar la economía sumergida y el fraude fiscal, para pasar a continuación a examinar las estimaciones sobre el tamaño del fraude fiscal en nuestro país, reflexionar sobre las variables que inciden en él y plantear 20 propuestas para intentar reducirlo. 

La cuantificación de la economía sumergida y del fraude fiscal –conceptos no equivalentes, aunque a veces se empleen como sinónimos– se realiza por distintos métodos que dan resultados muy diferentes, siendo relativamente fiables únicamente si se complementan y corrigen. Por ejemplo, algunos estudios cifran la economía sumergida en España en más de 200.000 M€, y otros consideran que supera por poco los 120.000 M€ y que la recaudación perdida está en torno a los 40.000 M€. Para los expertos del Consejo General de Economistas, después de realizar los necesarios ajustes por las simetrías y duplicidades, esta pérdida de recaudación podría rondar –con todas las cautelas– los 26.000 M€.

Para el presidente del Consejo General Economistas, Valentín Pich, el importe del fraude fiscal es el resultado de una función multivariable. Según Pich, “en el fraude fiscal inciden aspectos inmateriales –como la educación de la ciudadanía, la eficiencia en el gasto o el ejemplo de los responsables políticos–, y otros más tangibles –como la fortaleza de las agencias tributarias, las consecuencias de las comprobaciones administrativas o de la regularización para declaraciones fuera de plazo, la claridad normativa o la estabilidad de las normas y de los criterios interpretativos–”.

Teniendo en cuenta que para la disminución del fraude fiscal no existen recetas mágicas, los expertos del Consejo General de Economistas han realizado 20 propuestas para intentar reducirlo, entre las que destacan las siguientes: mejorar la forma de trabajar de las agencias tributarias, facilitar las regularizaciones de acuerdo con lo previsto en la Ley General Tributaria, intentar reducir los tiempos de resolución en los procesos de revisión, tutelar de forma especial a los nuevos empresarios, hacer una rápida difusión de criterios interpretativos e intensificar la relación cooperativa (Fuente de la información: Nota de prensa del REAF. Fuente de la imagen: pixabay).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel