martes, 6 de junio de 2017

Martillo pilón

Leo en la inmensa biblioteca virtual que el martillo pilón es una máquina herramienta, de origen antiguo, que utiliza el principio del martillo usado para moler los granos, añadiendo la fuerza del vapor, necesaria para levantar un cilindro de mayor tamaño para comprimir los metales. Por lo general eran accionados por una leva y luego liberados para caer por acción de la fuerza de gravedad. También, se sobreentiende en mi país como la herramienta para clavar y extraer clavos, con formato de cabeza de hierro u otro metal rígido, seguido de un mango encajado en el centro de la cabeza, constituyendo una T (fuente de la imagen: pixabay).

Te cuento lo anterior porque de soslayo escuché la típica frase cargada de altanería, ineptitud, soberbia y toxicidad en gestión y dirección, por no hablar de presunta vulneración de algún que otro derecho constitucional: “si no está motivado en su puesto, ya puede ir picando billete, porque tengo mogollón de curriculums esperando”. La brecha cada vez más grande entre la élite y la masa de mi país, generada por esta crisis que nos ahoga, es un excelente caldo de cultivo para que en la gestión empresarial afloren con más fuerza los perfiles directivos bipolares, intimidadores, acosadores… Individuos que utilizan su ascendencia como mazos pilones, aporreando a diestro y siniestro, como si de clavar escarpias en tejido humano se tratara.

Ciertamente, en todos los sitios “cuecen habas”, es decir pulula incompetencia hasta en las mejores familias, obteniendo direcciones o jefaturas mediante reprobables artes (amigos, lobbys, arbitrariedad, mentiras y… cintas de vídeo). Pero esa profanación emocional, por no decir podredumbre, indudablemente es una grave contrariedad en la organización donde se encuentre instalada, afectando no sólo al clima relacional, a la rentabilidad o la productividad, sino, también, a la fortaleza y la salud de los colaboradores y colaboradoras afectados. A continuación te dejo un vídeo, alojado en Youtube cortesía de Rasines, con un ejemplo de funcionamiento de un martillo pilón.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel