jueves, 11 de septiembre de 2014

Con limones, limonada

Llevo unas semanas tristón. Recurriendo nuevamente a Dale Carnegie[1] (ver post: "Elaborando limonada"), la vida le ha entregado a un amigo un limón bastante agrio y corre el riesgo de entrar en la espiral de la desesperación y la autocompasión. Confío en su juicio y su enfoque vital, volviendo la situación a su favor, es decir, convertir el limón en limonada (Suerte, amigo. Espero ser parte del azúcar necesaria para que tu limonada sea lo más dulce posible).

Volviendo a Carnegie, éste escribía en 1948 que lo más substancial de la vida no es rentabilizar las ventajas, sino capitalizar al máximo las pérdidas. ¿Cómo? Con inteligencia y marcando la diferencia entre una persona de juicio y una necia. Sentenciaba Dale que para cultivar una actitud mental que nos procure paz y felicidad, tenemos que preparar limonada cuando el destino nos prodigue limones.

A continuación, te dejo el corte del audiolibro de Darle Carnegie, subido a Youtube por MercenaryLeon2, del cual he sacado el mensaje de los limones y la limonada[2] (Fuente de la imagen: sxc.hu). Imagen incorporada posteriormente; fuente: pixabay.
________________________________
[1] Carnegie, Dale. “How to Stop Worrying and Start Living”. Simon + Schuster Inc.; Edición: Revised (15 de septiembre de 1990). A fecha 11/09/2014 disponible en Amazon
[2] Última vez consultado en Youtube el audilibro: 11/09/2014.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel