domingo, 19 de noviembre de 2006

¿Sociedad Cooperativa Sí o No?

Mientras me inunda la publicidad de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, de la Junta de Andalucía (España), acerca de los beneficios de la figura Empresa Cooperativa, leo en varios medios impresos que los representantes de los 15.000 socios de Covap decidieron ayer no apoyar un cambio a sociedad anónima, bajo la denominación de Corporación Alimentaria Covap. Recuerdo también que, sobre el referente, la Directora General de Economía Social y Emprendedores de la Junta, apuntaba en Hoy por Hoy que los socios pueden hacer lo que quieran pero que era bueno el cambio a sociedad anónima.

Evidentemente, no conozco el detalle de los entresijos del proyecto que la junta directiva ha presentado al colectivo de socios y cual es el fin legal último para el cambio a sociedad anónima. Sí sé como funcionan otras empresas cooperativas en Andalucía, del sector agroindustrial, para ser más exactos. En concreto, he tenido la suerte de colaborar en Virgen de la Oliva y en Hojiblanca, participando, incluso, activamente en las juntas directivas de esta última. Ambas empresas disponían de sendas sociedades anónimas para la comercialización de sus productos. También me ha gustado leer sobre cooperativas, siendo lo publicado de corporaciones como Mondragón, objeto de mi análisis, crítica y, en síntesis, aprendizaje.

¿Qué limitaciones tiene la figura de empresa cooperativa ante una expansión?. ¿Por qué, aparentemente, la Consejería correspondiente se contradice? La junta directiva puede y debe delegar en un gerente, director general o, en su defecto, comité de dirección todas las competencias organizativas, comerciales, operativas que sean menester para que al final, las liquidaciones a los socios, al igual que los dividendos de los accionistas, sean muy proactivas. ¿Cuál es la limitación de la figura de cooperativa para una expansión global: de imagen, de marca, jurídica, de delegación de funciones, de poderes, financiera, mercado de capitales?

Por lo que leo, COVAP tiene desplegada una estructura operativa y comercial muy importante. Lo de que una sociedad anónima para la cuestión comercial, como muy bien saben los gerentes, consejos rectores y socios informados de cooperativas importantes, tiene sus pros y sus contras, pero me queda claro que no es la panacea para vender más. Evidentemente, cuando a una junta directiva se le mete en la mollera lo de la SA, se aconseja que se presente un plan estratégico serio, justificando cada movimiento táctico y aportando al socio los avales necesarios por si la fiesta no sale como estaba prevista. De esta forma, el socio desconfiado se siente informado suficientemente y arropado económica y financieramente.

En síntesis, que no veo que la solución a los actuales posibles problemas políticos, estratégicos y financieros se encuentren en que la transformación y comercialización de los productos cárnicos y lácteos se haga a través de una sociedad anónima. ¿No será una huida hacia delante? (Fuente de la imagen: elaboración propia, momento del XXV aniversario de la cooperativa Virgen de la Oliva. Ver post. "Si el vino viene, viene la vida").

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel