lunes, 18 de diciembre de 2017

De la sudoración a la persuasión

Manuel Velasco Carretero (de espaldas), junto al periodista Antonio San José, en la tertulia de "Las Mañanas de Cuatro", dirigida por la extinta Concha García Campoy (drcha.).
El miedo a hablar frente a un grupo es la tercera preocupación más grande para los estadounidenses, precedido sólo por la muerte por fuego y la muerte por ahogamiento. Sin embargo, en los negocios a menudo somos juzgados, aunque injustamente, por nuestra capacidad de presentar. Ya te adelanté alguna de mis experiencias en este tema en el texto Hablar en público. Por otro lado, si eres follower de este sitio, sabes mi conflagración particular con las presentaciones en público. Textos como ¡Y dale con el power point! o el ya clásico “No soy retro, utilizo el retroproyector”, son buena prueba de ello. Pues bien, en el fin de semana pasado he estado re-hojeando el texto de Mark Wiskup, Presentation S.O.S.: Persuasion in 9 Easy Steps[1], que traducido con mi inglés de los Montes de Málaga es algo así como “Socorro: Presentación. De la sudoración a la persuasión en nueve pasos”. 
Cierto que, como mínimo, cierta tensión siempre rodea a la presentación y el autor es consciente de ello, por lo que procura ayudarme a entender dónde se origina esa aprensión, esa específica tecla que activa mi nerviosismo y sofoca mi capacidad para presentar de una manera enérgica y concluyente. También, Mark, intenta instruirme en lo que se conoce como “el arte de contar historias” y que me permitirá pasar de una “buena presentación” a una “inolvidable presentación”. Igualmente, Wiskup identifica varios caminos cargados por el diablo para iniciar una presentación, que probablemente se usen en el 90% de todas las presentaciones. En síntesis, mis recelos no son injustificados, pero es posible superarlos si aprendo a crear empatía con mi público. Y esto sólo es posible si procuro que mi presentación incluya elementos como los que propone Wiskup. Fuente de las imágenes: archivo propio y pixabay. Este texto también se ha editado en BOOKPOST, bajo el título "Presentation S.O.S."
_______________________________________
[1] Wskup, Mark. Presentation S.O.S.: Persuasion in 9 Easy Steps. Editorial ibooks. 2009.

domingo, 17 de diciembre de 2017

El ataque de los drones

Empiezo a cansarme y comienzo a preocuparme con tantos drones pululando por mi azotea (lo de azotea es tanto desde la óptica literal como metafórica). Ahora que se acerca la visita de Papá Noel y los Reyes Magos, presiento nuevamente otro "ataque de los drones". Cierto que hay pequeños que los dirigen mejor que los  adultos, pero desde hace un tiempo percibo inexistencia de regulación adecuada por parte de la Administración Pública que sea competente, y eso que en mi país la Ley 18/2014 para la realización de actividades con aeronaves pilotadas por control remoto, intentó ordenar la cuestión. Por eso me interesan noticias como que el Gobierno español, recientemente haya aprobado el Real Decreto que desarrolla y amplía el marco normativo adoptado inicialmente, si bien impulsa el crecimiento de un segmento emergente, íntimamente ligado al desarrollo y a la innovación tecnológica.

Y es que, como he comentado antes, la aprobación en 2014 de un marco regulador temporal para la realización de actividades con drones intentó el desarrollo del sector pero no sé si controló otros aspectos sumamente importantes. En tres años se han habilitado en la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) casi 3.000 operadores, 3.693 pilotos y 4.283 drones, lo que pone de manifiesto la creciente relevancia de esta nueva actividad, a la que además también se dedican en España 74 escuelas de formación y una veintena de fabricantes. La norma temporal vigente hasta ahora establecía unos requisitos mínimos para la operación con este tipo de aeronaves, pero no abarcaba toda la casuística de potenciales actividades que el sector ha venido planteando durante todos estos meses.
Este nuevo Real Decreto va a intentar desarrollar el marco normativo adoptado inicialmente por el Real Decreto-Ley 8/2014 para facilitar el avance de una actividad económica emergente, al tiempo que establece las medidas necesarias para la realización segura de las operaciones en las que intervengan estas aeronaves. Así, la nueva norma establece los requisitos para que los operadores de drones puedan desarrollar de forma segura actividades en entornos en los que hasta ahora no era posible hacerlo, como el sobrevuelo en las inmediaciones de edificios, reuniones de personas al aire libre y vuelos nocturnos, aunque para ello será necesario realizar un estudio de seguridad de la operación y tener una autorización previa de AESA, entre otros requisitos.

También, se permiten operaciones en espacio aéreo controlado, aunque en este caso, se precisarán requisitos de formación del personal y de los equipos, así como un estudio aeronáutico de seguridad coordinado con el proveedor de servicios de tránsito aéreo y la previa autorización de AESA. Asimismo, establece las condiciones que deben cumplir las organizaciones de diseño, fabricación y mantenimiento de este tipo de aeronaves, así como los requisitos de formación para su pilotaje, todo ello en términos equivalentes a los marcos normativos existentes en otros países europeos.
El Real Decreto contiene además medidas relativas al uso recreativo de los drones, estableciendo una serie de limitaciones destinadas a garantizar la seguridad del espacio aéreo y de la ciudadanía. Los requisitos establecidos están sujetos a la supervisión y control de AESA y su incumplimiento constituye una infracción administrativa en el ámbito de la aviación civil conforme a lo previsto en la Ley 21/2003, de 7 de julio, de Seguridad Aérea. Adicionalmente, y dada la especial afectación a la seguridad pública que puede implicar el uso de este tipo de aeronaves, el nuevo Real Decreto incorpora una serie de disposiciones complementarias: Se comunicará previamente al Ministerio del Interior la ejecución de operaciones sobre aglomeraciones y zonas urbanas.Fuente de la información: MF. Fuente de las imágenes: pixabay.

sábado, 16 de diciembre de 2017

Sigue subiendo la renta agraria en mi país

Si eres follower de este sitio, conoces mis raíces agrícolas y ganaderas, por lo que entenderás mi interés acerca de lo que rodea al campo español. Pues bien. según el Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE), del Ministerio de Empleo y Seguridad Social del Gobierno de España, la renta agraria es una prestación por desempleo dirigida a los trabajadores eventuales incluidos en el Sistema Especial para trabajadores por cuenta ajena agrarios de la Seguridad Social (SEASS) residentes en las comunidades autónomas de Andalucía y Extremadura (Si quieres más información, clickea AQUÍ). Del análisis de la evolución de la renta Agraria durante los últimos años, datos recogidos en la primera estimación de las principales cifras económicas del sector agrario español en 2017, muestra un crecimiento constante en el periodo 2012 – 2015. En 2017, la Renta Agraria supera en un 28,2% la de 2012, batiendo por segundo año consecutivo el récord histórico, al situarse en los 28.462 millones de euros, con un aumento del 4,93% con respecto al año anterior.

La Renta Agraria por Unidad de Trabajo Anual (UTA) ha disminuido en un 2,49%, hasta alcanzar los 31.157 euros, debido al incremento del 7,6% de volumen de trabajo en la agricultura en UTA, que supera al incremento de la propia Renta Agraria.  La positiva evolución de la Renta Agraria viene de la mano de un nuevo récord histórico de la Producción de la Rama Agraria, 49.192 millones de euros, sostenido por el buen comportamiento de la producción animal, que ha equilibrado el ligero descenso de la producción vegetal, asociado a la sequía. Asimismo, los consumos intermedios se han reducido ligeramente. La producción animal ha experimentado una subida notable de un 8,8% respecto a 2016, debido al buen comportamiento de los precios, responsables de un 8,6% de subida, unido a una ligera mejora de la producción, de un 0,2%. El mejor comportamiento en valor lo han tenido el ganado porcino (+10,2%) y la carne de aves (+11%), sustentados en ambos casos por sus precios. Asimismo es destacable el incremento del valor de los huevos (+25,3%).

Por su parte, la Producción vegetal tras conseguir cifras históricas en 2016, desciende ligeramente en un 1,4%, hasta los 29.031 millones de euros, en un contexto agudo de sequía, que han acusado especialmente los cereales, el vino y el mosto. Con todo, el efecto de la sequía en las producciones ha sido contrarrestado por el buen comportamiento de los precios, destacando el aumento de valor del aceite de oliva en un 20%, vino y mosto en un 15%, cereales en un 8% y hortalizas en un 7%. Por su importancia hay que reseñar que las hortalizas alcanzaron su máximo histórico (9.600 M€), aumentando en 810 M€ respecto a 2016, que compensan por sí solos prácticamente todo el efecto de la sequía sobre los cereales (-847 M€). En cuanto a las frutas, a pesar de sufrir un ligero descenso (-0,6%), se mantuvieron muy cercanas a las cifras récord de 2016. Fuente de la información: MEySS. Fuente de la imagen: pixabay.